El joven cubano Luis Miguel González Sáez, quien se encontraba desaparecido tras intentar cruzar el peligroso Río Bravo fue encontrado muerto.


«Queridos amigos ya no es necesario buscar a Luismi porque el día de hoy recuperamos su cuerpo del Río Bravo» dijo un familiar del joven en redes sociales.

«Un niño maravilloso, humilde y bueno», dijo la tía de Luis Miguel.

«Adiós ángeles de mi vida. A Dios le pido que me enseñe a vivir sin ustedes», continuó el mensaje.

El padre de Luis Miguel también falleció en el río.

No es la primera vez que tragedias como esta ocurren, el pasado 9 de marzo, un cubano quedó devastado, cuando junto a su esposa y su pequeño hijito de solo 4 años fueron sorprendidos por la fuerte corriente del Río Bravo en su intento de atravesarlo, perdiendo la vida la mujer y el pequeño hijo  enfermo, que emprendieron la peligrosa travesía con la intención de que el menor fuera tratado en Estados Unidos de un tumor cerebral.