Desde el pasado mes de septiembre, tras el azote del huracán Irma por la Isla, se ha incrementado la presencia policial en la capital y en zonas afectadas al norte de Ciego de Ávila y Villa Clara.


El incremento de policías en las calles, incluso los conocidos como “Avispas Negras” de Cuba, muchos dicen que es un claro mensaje de fuerza de la ciudadanía.

El régimen ha querido evitar saqueos, robos en los establecimientos del Estado, pero también quiere decirle a la población “para que no se rebelen”, afirmaron residentes en las provincias de Ciego de Ávila, Villa Clara y de la capital.

Al Norte de Ciego de Ávila, en la localidad de Morón, el lugar “parece que está sitiado, porque hay boinas negras, boinas rojas, jóvenes del servicio militar y de las FAR recorriendo las calles y custodiando las tiendas”, aseveró el comunicador independiente, Nilo Alejandro Gutiérrez.

En el municipio se han dado protestas de ciudadanos inconformes con la ausencia de respuesta por parte de las autoridades, allí hubo una revuelta con unos albergados que tuvieron que dormir a la intemperie prácticamente.

Otra de las localidades afectadas en la costa norte de Villa Clara, es Caibarién, aunque allí señalan que la presencia policiaca “ya era evidente desde hacía tiempo”, desde antes del paso del ciclón, subrayó Amador Blanco.


“Al principio planteaban que los habían enviado para evitar el raterismo, sin embargo en las últimas semanas hemos notado que hay más de ellos y se nos aparecen en todas partes”, añadió.

El periodista independiente, residente en La Habana, Pablo Morales dijo que la presencia en las calles de tantos militares busca “intimidar al pueblo para que no subleve, porque tienen el temor de que pueda darse otro Maleconazo”.

Morales piensa que hay mucho resentimiento en la población por los problemas acumulados durante tantos años.

La opositora cubana, Martha Beatriz Roque por su parte ha indicado que la excesiva presencia de militares en las calles obedece a que el régimen está “altamente preocupado” porque en la Mayor de las Antillas “todo está mal: la salud, la educación, el transporte, la vivienda”, acotó.

(Con información de Martí Noticias)