Un estudio publicado en la revista CubaGeográfica, editada en Miami, arroja que la compraventa de casas en la Isla es un negocio millonario que mueve un valor monetario cercano a la mitad del Producto Interno Bruto cubano, apunta El Nuevo Herald.

Los precios oscilan en dependencia de la casa, una vivienda de dos plantas y seis habitaciones en Santa Fe, una zona costera al oeste de La Habana, se vende por $ 1.5 millones; otra “de lujo capitalista de los años 50 en la mejor zona de Miramar” se comercializa en $600.000.

El volumen de la venta de casas se estima en 37 mil millones de pesos anuales, lo que se traduce en unos $1.5 mil millones cerca de la mitad del PIB que reportó el gobierno entre el 2011 y el 2014, acota el diario miamense.

En 2011 el Gobierno cubano autorizó la compraventa de casas, y a partir de ahí comenzó el boom del mercado inmobiliario, en 2012 se reportaron 45.000 casas vendidas, y 88.000 al año siguiente.


“Puede que el mercado haya alcanzado unas 100.000 transacciones anuales, pero ya en el año 2015 parece que comenzó a descender su volumen. En estos momentos, las restricciones migratorias impuestas por Estados Unidos en los años recientes han contribuido a contraer el mercado”, explicó el sociólogo y urbanista Carlos García Pleyán.

De acuerdo al autor de la investigación, el mercado está dividido en propiedades que oscilan entre los 5.000 y los 25.000 CUC, situadas en barrios periféricos y más al alcance de la población local, y otras en lugares privilegiados, con precios que rondan desde los 50.000 hasta el millón de CUC.

Lo inexplicable, el salario promedio anual, de alrededor de 360 CUC, por lo que se infiere que el capital extranjero está penetrando en la Isla, con la adquisición de propiedades.

El Herald señala que un gran número de cubanoamericanos han invertido en casas en Cuba, como vivienda, o para abrir un negocio por cuenta propia, que puedan administrar sus familias en el país caribeño.

Según detalló el sociólogo, aunque los extranjeros no pueden comprar de manera directa las propiedades en Cuba, emplean a terceras personas que residan allá.

Los precios más altos se concentran en La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba, en un somero estudio en el portal de compraventa de casas en Cuba, porlalivre.com, se pueden ver más de 1.000 casas por encima de los $100.000, y unas 43 superan el medio millón de dólares, casi todas en la capital.

Si la propiedad es de construcción capitalista, es decir de antes de 1959, es claro que posee un valor agregado, ya que se considera de mayor calidad.

Una “gestora de compraventa” como se le conoce en la Isla, comentó que los dueños de las propiedades millonarias son cubanos, pero los compradores tienden a ser extranjeros o “repatriados”.

En 2017 el régimen fijó valores referenciales mínimos para la venta de casas, a partir de su ubicación y otros criterios, con el fin de recaudar más impuestos. Sin embargo, la diferencia entre los valores fijados por el gobierno cubano, y los precios reales en el mercado son evidentes.

(Con información de El Nuevo Herald)