REP-GEN_CUBA-BASURA_EN_LA_PLAYA_SPANXDB103


En las Playas del Este, a pocos kilómetros de La Habana, preservativos utilizados, zapatos rotos, botellas de vidrio vacías, latas de cervezas, restos de comida o cigarrillos, adornan el ambiente.

Según confirmó ‘The Associated Press’, las cantidades de basura aumentan de forma preocupante en los meses estivales de julio y agosto.

Los ciudadanos protestan al ver que la arena blanca y la escena paradisíaca se ensucia ante la acumulación de basura, lo que para algunos llega a ser una falta de respeto y cuidado a los servicios públicos.

Según la citada publicación, las campañas de sensibilización en forma de carteles, nuevos contenedores y anuncios de televisión no han surtido efecto a pesar de las consecuencias negativas que implica para el sector turístico.


Angela Corvea, bióloga marina y activista medioambiental, alerta que las campañas de educación no son suficientes si no hay un mayor compromiso de los ciudadanos o sanciones ejemplares para quien no respete la salud medioambiental.

Los comercios de la zona se quejan ante una situación que perjudica a la imagen de la misma. «Es malo para nuestro negocio, cuando ven la playa sucia se van para otros lados. Nosotros llegamos y recogemos todo el área nuestra y al mediodía está lleno de latas», reconoce un comerciante.

Para Cuba se antoja clave corregir este problema ya que la Isla espera cerrar 2016 con la llegada de 3,8 millones de turistas, frente a los 3,5 de 2015.