33776_detail

El Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) podría ser el encargado de proveer el material necesario para construir el muro fronterizo que el presidente electo, Donald Trump, prometió levantar en la frontera con México.


Según la agencia de noticias Reuters, el directivo de GCC, Enrique Escalante, dijo que la empresa podría tomar parte en la obra suministrando a los constructores parte del concreto y el cemento necesarios para su ejecución.

“No podemos ser selectivos”, comentó el directivo de GCC, marca que tiene su sede en el fronterizo estado mexicano de Chihuahua y donde el gigante Cemex tiene una participación indirecta de un 23% que planea vender.

“Somos un productor importante en esa zona y tenemos que respetar a nuestros clientes en ambos lados de la frontera”, añadió.

Y es que la firma también podría beneficiarse de las promesas de Trump de impulsar otros importantes proyectos de infraestructura y energía en el mercado estadounidense, lo que supone un 70 % de sus ventas totales. El 30 % restante proviene de México.


El polémico muro, según el presidente electo, sería financiado con las remesas que envían los mexicanos que viven en Estados Unidos a sus familiares en México, y recorrería un vasto desierto y montañas a lo largo de la frontera más transitada del mundo, de unos 3,200 kilómetros de longitud, para impedir el ingreso de migrantes ilegales.