Cayman Automotive Leasing, con sede en Miami, quiere expandir sus operaciones en Cuba, pese a que sólo ha vendido un auto eléctrico Nissan Leaf, desde que inició ventas en la Isla.


Hace un año, la compañía de Islas Caimán, radicada en Florida se convirtió en la primera autorizada para enviar a la Mayor de las Antillas vehículos fabricados en Estados Unidos.

Según el sitio digital Cubastandard.com, Cayman Automotive fue autorizada por el Departamento de Comercio de EEUU para abrir una oficina en Cuba, vender motos y bicicletas eléctricas y ofrecer servicios de piezas y mantenimiento.

El propietario de la empresa John Felder, ya ha recibido las primeras órdenes para bicicletas y motos eléctricas.

Felder cuenta con una licencia vigente desde el 9 de enero de 2017 al 31 de enero de 2021, emitida por el Departamento de Comercio de EEUU.


El automóvil Nissan Leaf de Cayman Automotive, el único vendido en la Isla, lo compró la Embajada de Guyana en La Habana.

La web asegura que las motos eléctricas han experimentado un alza en la demanda en el país caribeño, con miles de unidades importadas al año.

Cubastandard.com menciona, que la firma estatal cubana Minerva comenzó a ensamblar 5.600 motos Top Rank Gear en Villa Clara, en 2017; de igual modo prevé alcanzar las 30 mil unidades anuales.

Las motos ensambladas en Cuba, se comercializan en las tiendas recaudadoras de divisas a precios que van desde 1.200 a 1.260 CUC.

El propietario de la compañía estadounidense, no obstante dice que puede competir con la producción cubana, porque sus motos son embarcadas directamente desde Hong Kong a Miami, y de ahí a la Isla comunista.

La demanda de sus piezas de repuesto ha aumentado, en especial de las baterías de plomo ácido, que vienen con las motos ensambladas en Cuba, el promedio de vida de las mismas es de dos años.

Reportes de medios de prensa estatal, recogen las quejas de los usuarios en Cuba, quejándose de la mala calidad de las baterías, así como testimonios de personas que han adquirido las motos eléctricas, a precios elevados y no las pueden poner a funcionar por la falta de piezas.

La compañía estatal Minerva, citada en el reportaje del sitio digital, afirma que ha ordenado 4.000.000 de dólares en piezas de repuestos y baterías, pero la falta de divisas ha ocasionado que la compra no se materialice hasta el momento.

La empresa floridana, aseguró comercializará baterías de ion de litio, de mayor duración, para reemplazar a las de plomo ácido, que han recibido duras críticas.

(Con información de Diario de Cuba)