La empresa estatal cubana Prodal se hará cargo en el 2018 de montar una planta de tratamiento de residuales para limpiar la bahía de La Habana como parte del inicio de su producción de salchichas, reporta Diario de Cuba.


Según informa IPS, ese es uno de los requisitos establecidos por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente para sanear las aguas de esa empresa, una de las principales causantes de la contaminación.

«Esa agua tiene químicos y sólidos en suspensión que no son eliminados. Con la planta, estos serán reducidos y el agua saldrá con calidad ‘clase A’, por encima de lo que establece la norma cubana», dijo Yaneisy Romero, jefa del grupo de importanciones Prodal.

Por su parte, Ernesto Paneque, otro directivo dijo que diariamente la industria vierte cerca de 500 metros cúbicos del líquido con contaminantes.

El montaje de los equipos, que fueron importados, requerirá la colocación de pilotes y la cimentación de una losa, debido a la inestabilidad del terreno.


«Este año corresponde la etapa de construcción y le seguirá la instalación de los equipos. La inversión total se calcula en alrededor de 2.600.000 CUC, de ellos 1.300.000 en equipamiento», dijo Paneque.