El presidente estadounidense, Donald Trump declaró una “emergencia de salud pública”, por el abuso de analgésicos opiáceos, causantes de la muerte de un promedio de 91 ciudadanos al día en Estados Unidos, señalaron altos funcionarios.


No se destinarán nuevos fondos a la lucha contra los opiáceos, pero se ordenará a todas los sectores del Gobierno que dirijan sus actuales partidas presupuestarias a esa crisis, informaron funcionarios a la prensa.

Algunos se cuestionan esta medida, pues temen que priorizar la batalla contra los opiáceos, resulte en un descuido de las investigaciones, por ejemplo, sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Trump prevé brindar más detalles sobre sus medidas en un discurso a las 02.00 p.m. (ET) en la Casa Blanca, también se espera se reúna allí con padres que han perdido a sus hijos por esta causa, así como con miembros de las fuerzas de seguridad que luchan contra el tráfico de drogas.

(Con información de Diario Las Américas)