Foto de archivo

En lo que corresponde al primer trimestre del año, el tribunal provincial de La Habana procesó por delito de combustible, 12 causas firmes y decretó 16 sanciones, 13 de ellas con pena de privación de libertad, según informara el sitio Diario de Cuba citando a Radio Rebelde.


De acuerdo al presidente del órgano de justicia, Yojanier Sierra Infante, los municipios en los que mayor incidencia se reportaron fueron Playa, Marianao, Habana del Este y 10 de Octubre. A su vez las entidades involucrada en los desfalcos fueron la Terminal de Ómnibus Diezmero (San Miguel del Padrón), La Fortuna, Bahía y la Unidad Empresarial Básica MAP Refinería Ñico López.

«Hay una marcada presencia de sustracción de robo de combustible en las terminales de ómnibus y esto impacta en la población de manera negativa», dijo Infante.

El magistrado también advirtió a los transportistas particulares (boteros) que en muchas ocasiones no tiene los chips de combustible que justifican su consumo: «en Cuba hay una sola institución que vende el combustible, por lo que todas las personas naturales o jurídicas están obligadas a comprar legalmente el combustible a CUPET».

Las penas serán de tres meses a un año de privación de libertad, si la cuantía es menor a 10.000 pesos cubanos. Para aquellos delitos de mayor gravedad la pena se incrementa de ocho a 20 años, informó Daylin Goza, presidenta de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal de La Habana.


A principios de año, Miguel Díaz-Canel habló durante una intervención en una reunión sobre el robo «inadmisible» de combustible reconociendo que el problema era una «señal de incapacidad de las entidades estatales».