Aún no existe un día específico en el calendario para que inicialmente comience el servicio, sin embargo las primeras salidas de prueba del tren de pasajeros de alta velocidad con que la compañía Brightline aseguró la futura calidad de sus viajes se hicieron con pasajeros reales.


Amigos y familiares de algunos trabajadores del ferrocarril, recibieron invitaciones para participar en los trayectos de prueba del tren previsto para cubrir las rutas entre Fort Lauderdale a West Palm Beach.

Mark Kovalsky, pasajero de Port St. Lucie dijo a un diario local: “Fue un gran paseo. Resultó rápido, tranquilo, muy agradable. Tardó sólo unos 35 minutos”.

Aunque Brightline no ha dado a conocer el día preciso en que comenzará a brindar el servicio, ha señalado que será esta semana, sin ofrecer aun horarios; será la primera línea férrea privada de alta velocidad de Estados Unidos, que conectará Miami y Orlando, en Florida, esta semana iniciará un “servicio introductorio” de 41 millas o 66 kilómetros entre Fort Lauderdale y West Palm Beach.

El costo del proyecto se estima en 3.100 millones de dólares y ha sufrido retrasos y contratiempos legales, que parecen haber sido rebasados.


Se prevé que para fines de este año el servicio entre Miami y West Palm Beach esté funcionando, con una duración de una hora.

Según Mark Kovalsky el tren rápido “va a cambiar la forma en que se ve el servicio ferroviario en Estados Unidos”.

Se espera que la segunda fase del proyecto, West Palm Beach-Aeropuerto Internacional de Orlando se complete en 2020.

Brightline tiene previsto que la nueva línea logre reducir en tres millones de automóviles, el tráfico de las autopistas del sur de Florida.

(Con información de Diario Las Américas)