La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPPP) de la Isla publicó en su sitio web que Cuba rechaza la resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los derechos humanos en el país caribeño. Asimismo la institución legislativa califica la resolución como «inaceptable».

El jueve el PE ratificó el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) entre la UE y el Gobierno de Cuba, puesto en marcha el pasado año, pero señaló una cláusula de suspensión en caso de que no se respeten los derechos humanos en la Mayor de las Antillas.

De acuerdo al régimen castrista ese documento «tergiversa totalmente la realidad de la Isla y resulta contrario a los principios de respeto, igualdad y reciprocidad contenidos en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC)».

El Gobierno cubano cataloga la resolución de injerencista y contraria a los principios del Derecho Internacional, tildó a los parlamentarios de la Eurocámara de «agentes asalariados de una potencia extranjera» que fabrican y difunden mentiras que el pueblo de Cuba no aceptará.


La ANPPP añade que el PE no tiene «derechos» para «juzgar la democracia cubana, que es genuinamente participativa y popular».

En un apartado del texto, desmienten que en Cuba existan «allanamientos, detenciones arbitrarias, actos de acoso o intimidación», apunta que no existen desaparecidos, «ni torturados, ni tampoco presos políticos». La Asamblea Nacional asegura que en la Isla todo acusado tiene derecho a defenderse, y que los tribunales en el país son independientes, en su función de impartir justicia.

(Con información de Diario de Cuba)