El régimen propone garantizar «30 libras de viandas y hortalizas» mensuales a cada cubano/Imagen de archivo

A propósito de la celebración del 32 aniversario del Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, en el municipio de Segundo Frente, en Santiago de Cuba, el primer ministro cubano Manuel Marrero habló de garantizar la soberanía alimentaria, un tema al que se refirió como de seguridad nacional, informa CubaNet.


Según el alto funcionario «es insustentable pretender incrementar la producción de proteína animal a base de pienso y materias primas importadas, en lo que invertimos hoy 450 millones de dólares. Tiene tanta prioridad producir alimento animal como el que consumimos directamente las personas».

Marrero propuso garantizar a los cubanos 30 libras mensuales de viandas y hortalizas, de las cuales, de acuerdo al primer ministro, se alcanzaron 20 en 2019.

Para el político del régimen llegar a esa meta en un menor tiempo es posible, de continuar «incrementando las áreas productivas, desde el patio, el huerto, los organopónicos gigantes y la agricultura suburbana, hasta los grandes polos productivos».

Asimismo dijo que la soberanía alimentaria es un tema de primer orden, frente a las sanciones de EEUU y el embargo hacia la Isla.


Adelantó que EEUU seguirá recrudeciendo el embargo, por lo que el proyecto dirigido a la producción de alimentos para la población cubana, cobra mucha más relevancia.

Además de garantizar la alimentación en los hogares, el primer ministro dice que es necesario trabajar en áreas priorizadas para el Gobierno cubano.

Por último Marrero hizo un llamado a «perfeccionar la comercialización de vegetales frescos y de frutas, con énfasis en la población, pero sin olvidar el turismo, el consumo social, la defensa y el orden interior, e incluso debemos llegar a exportar algunas producciones».

Recordó también que el régimen de la La Habana importa anualmente unos 1650 millones de dólares «en alimentos para el pueblo», y aclaró la meta es desarrollar el programa y extender sus diferentes estructuras productivas a las ciudades, con el objetivo de alcanzar los diez metros cuadrados por persona para 2021.