Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro (Imagen de archivo)

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), insta a los países del Grupo de Lima a aplicar sanciones al régimen de Nicolás Maduro, y nuevamente responsabilizó al Gobierno cubano de la situación que vive Venezuela, informa Diario de Cuba citando un reporte de Efe.


En medio de un debate en una universidad de Washington, Almagro aseguró que «todos los países latinoamericanos, todos los del Grupo de Lima (…) deben implementar sanciones».

Asimismo el alto funcionario recordó que en mayo de 2018, el Grupo de Lima se comprometió a cooperar para descubrir a empresas venezolanas e individuos que podrían estar involucrados en actos de corrupción, con el objetivo de que fuesen procesados por la justicia y de que se les aplicasen sanciones financieras.

Sin embargo, hasta la fecha, ha sido Panamá, la única nación de América Latina que ha sancionado al círculo cercano al dictador venezolano, como lo han hecho EEUU, Canadá y la Unión Europea (UE).

De acuerdo al secretario general de la OEA, se necesitan más sanciones, no menos para derrocar a la dictadura de Venezuela.


«Parece que hay confusión o sesgos ideológicos cuando hablamos de la necesidad de sancionar a los dictadores venezolanos. Algunas personas creen que sanciones dirigidas contra la dictadura corrupta y criminal llevarán a los niños a pasar hambre», sostuvo.

«Los niños ya estaban pasando hambre antes de las sanciones. La falta de comida es el resultado de las acciones del régimen de Maduro, desde mucho antes», agregó.

Almagro ratificó que el régimen de La Habana es responsable de lo que ocurre en Venezuela y consideró que el Gobierno cubano ha probado ser más cruel que las dictaduras del Cono Sur de América de los años 70 y 80.

En opinión del diplomático, el Gobierno socialista de Cuba siempre ha dependido de otros poderes para su supervivencia: primero se aprovechó de la Unión Soviética y ahora hace lo mismo con Venezuela.

«Han estado chupándole la sangre a Venezuela. Hoy Venezuela es un cadáver y todavía están chupándole la sangre. Es un caso supremo de parasitismo», apuntó.