Rodrigo Malmierca en el Foro de Davos (Foto tomada de Prensa Latina)

El régimen de La Habana está temeroso, ante la posible entrada en vigor por primera vez del Título III de la ley Helms Burton, que permitiría demandar a empresas extranjeras o individuos que negocien con propiedades en la Isla, que fueron confiscadas por la dictadura luego de 1959; ésta y otras muchas amenazas para la maltrecha economía isleña, han hecho que Cuba cambie de opinión con respecto al Foro de Davos, cuna del capitalismo mundial, informa Diario de Cuba.


El Gobierno cubano ha enviado a un miembro de su gabinete por primera vez en 25 años a este importante Foro Económico Mundial, en búsqueda de inversores que se atrevan a negociar en la Isla.

El titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca dijo el martes que «Cuba tiene una política de actualización de su modelo económico y una de las bases es la diversificación de sus nexos económicos con el exterior».

Como paradoja, en 2018, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, el diario estatal Granma, calificó ese mismo foro como un «show mediático, donde vivir del cuento es el único de sus aportes».

¿Pero por qué realmente un representante del Gobierno cubano asiste al Foro de Davos? El zapato aprieta, no hay duda…recientemente, Miguel Díaz-Canel reconoció que «la batalla más importante» de Cuba es la economía, que apenas creció un 1,2% en 2018, muy por debajo del 5% necesario para impulsar el desarrollo en el país caribeño, hundido en el atraso y la miseria.


En 1995, el entonces vicepresidente cubano Carlos Lage asistió al foro suizo, desde entonces hasta la fecha, el régimen castrista no había enviado a más ningún representante a la cita que reúne anualmente a la élite política y económica mundial.

Un especialista de América Latina en el Instituto de Ciencias Políticas de París, Gaspard Estrada, dijo que la presencia de Malmierca en la importante reunión «ilustra esta novedad, para retomar las palabras del régimen cubano, de ‘actualizar’ el modelo de este país».

«Pero vamos a ver si con estas visitas se podrá transformar este modelo económico, más teniendo en cuenta que Donald Trump tiende a radicalizarse en sus posiciones y que una de sus principales bases electorales son las personas mayores de Florida», que se oponen al régimen cubano, añadió.

En Suiza Malmierca ha vuelto a culpar al embargo económico y financiero de EEUU, diciendo que sigue siendo «el principal obstáculo para el desarrollo económico» de la Isla.

«La administración Trump está haciendo el bloqueo más fuerte, lo está endureciendo en determinados sectores, especialmente en el sector financiero. (….) Todo eso buscando que tengamos más trabajo para hacer los negocios», añadió el representante del Gobierno cubano en el foro.

Sin embargo, el ministro no toca en ningún momento las trabas que pone el régimen a los trabajadores por cuenta propia en la Isla, lo cual impide el desarrollo eficiente del incipiente sector privado, único capaz de sacar a Cuba del ostracismo económico.