La Cancillería cubana calificó este jueves de “oportunismo” y “manipulación política” el uso del término “ataques” por parte de EEUU para referirse a los problemas de salud que han afectado hasta la fecha a 26 diplomáticos estadounidenses en La Habana.

El director de Estados Unidos en la Cancillería de Cuba, Carlos Fernández de Cossío escribió en su cuenta de Twitter:

“Miente quien usa el término ‘ataque’ para referirse a los síntomas reportados por diplomáticos de Estados Unidos. Lo hace conscientemente, con una agenda política bien definida y una carga de oportunismo”.

El funcionario cubano además afirmó que el Departamento de Estado “no puede ocultar la manipulación política de dolencias reportadas por sus funcionarios”, y a su juicio Washington usa una supuesta preocupación por la salud y seguridad de sus diplomáticos con “oportunismo”, reporta Diario de Cuba.

Fernández de Cossío continuó con sus tuits agresivos: “Estados Unidos tiene largo historial de acudir a la manipulación política y la agresión por vías abiertas y encubiertas para lograr sus propósitos políticos y económicos #Cuba @JohanaTablada @JoseRCabanas”.

Finalmente con respecto al tema, escribió en la misma red social:

“@Cuba garantiza la seguridad de todos los funcionarios diplomáticos extranjeros, incluidos los funcionarios estadounidenses, y ha proporcionado toda la asistencia posible para determinar la causa de los síntomas reportados.”

En la tarde de ayer, 28 de junio EEUU informó que ya eran 26 los diplomáticos de su misión que han sufrido perjuicios a su salud en La Habana, luego de confirmar clínicamente un nuevo caso; el pasado 21 de junio, el Gobierno norteamericano dio a conocer de otro caso similar, estos dos últimos funcionarios comenzaron a experimentar síntomas a fines de mayo.

Según el director de EEUU en la cancillería cubana, Cuba es un país “persistentemente agredido” por el imperio, y tiene todas las razones para rechazar las denuncias del Gobierno de Estados Unidos.

Cuba niega que existan indicios que prueben los “incidentes de salud” sufridos por funcionarios estadounidenses en el país caribeño.

(Con información de Diario de Cuba)