Referendo constitucional en Cuba (Imagen de archivo)

El diario estatal Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), dio a conocer ayer jueves que la Comisión Electoral Nacional (CEN) anunció no hubo cambios con respecto a los datos provisionales ya publicados, por lo quedó ratificada la nueva Constitución cubana, recoge Diario de Cuba.


El informe de la CEN indicó que en la consulta popular del domingo pasado 24 de febrero, el Sí fue suscrito por un total de 6.816.169 cubanos, el 86.85 % de los 7.848.343 millones de electores que ejercieron el derecho al voto, explicó Alina Balseiro, presidenta del organismo.

Según la CEN en «cumplimiento a los artículos 16 y 22 inciso k) de la Ley Electoral» se inició el proceso de validación de resultados tanto en la Isla como en el extranjero.

La CEN dijo haber trabajado «con total transparencia y apego a la ley» y elevó el índice de participación en el referendo ahora al 90.15%, que antes había sido del 84.4% en el anuncio provisional.

Añade que 325.774 boletas se declararon nulas, mientras 7.522.569, lo que representa el 95.85% se declararon válidas, por otra parte mantuvo los 706.400 electores cubanos que votaron NO en desacuerdo con la Carta Magna, lo que representa el 9% de los votos.


Sobre el repentino aumento de casi 700.000 electores no se dieron más comentarios.

Pese a que el Gobierno cubano asegure el referendo constitucional se llevó a cabo con total apego a la Ley, múltiples han sido las denuncias de la falta de transparencia en el proceso.

Además de la invasiva y férrea campaña del gobierno de Miguel Díaz-Canel por el Sí y la represión contra opositores cubanos que promovieron el NO a la Carta Magna, miembros de Observadores de Derechos Electorales (ODE) y la Asociación Cubana de Observación Electoral (ACOE) denunciaron el uso de lápiz y no tinta para marcar las boletas.

Sin contar el vídeo que se filtró en redes sociales de un supuesto elector que colocó un abultado grupo de boletas en una urna marcadas con el Sí, y la denuncia de una enfermera cubana considerada «desertora» que apareció en una lista como que ya había ejercido su derecho al voto en Cuba, sin residir en la Isla.

La nueva Constitución entrará en vigor al publicarse en la Gaceta Oficial de Cuba, la fecha como tal todavía no ha sido anunciada por el régimen de La Habana.