Dos periodistas de Diario de Cuba, se acaban de quedar sin vivienda a punto de ser padres, primeramente la policía política les dejó citaciones a ambos por debajo de la puerta de la casa en la que hasta ahora han vivido.

El esposo de Adriana Zamora, Ernesto Carralero contó que la gestante ahora está ingresada a la espera de dar a luz.

“Ninguno de los dos nos presentamos a la entrevista. Adriana porque está ingresada y yo porque la citación no fue entregada en persona” como lo estipula la ley, añadió.

“Un policía fue a hablar con la amiga que nos ha prestado la casa para que viviéramos y le dijo que ella nos estaba alquilando ilegalmente, que nos tenía que sacar de allí porque, si no, iban a tomar medidas con ella”, relató el reportero.


Asimismo la Seguridad del Estado le hizo firmar “un acta de advertencia” a la dueña de la vivienda.

“También le dejaron una citación para mí, para el lunes por la mañana, y le hicieron firmarla”, comentó.

Según Carralero tampoco pensaba asistir a la cita del día de hoy, pues considera que la manera en que la Policía dejó el documento es ilegal.

“Además de que en este mismo instante tengo que encontrar un lugar para que yo y mi familia vivamos cuando mi esposa salga del hospital, que en cualquier momento puede dar a luz”, sentenció.

“Esperaron a que uno estuviera en el momento más complicado, más vulnerable, y en ese momento atacaron. Es algo totalmente planeado porque nos citaron y, a esa misma hora, ya había un policía diciéndole a la señora que nos presta la casa que tenemos que salir de ahí, así que el plan estaba bien armado”, explicó.

El padre del bebé que viene en camino dijo que estaban justo enfocados en preparar todo para el recién nacido, y que ahora tienen que hallar un lugar donde vivir con la criatura.

“Afortunadamente, por el momento podemos irnos a casa de mi suegra. Pero igual es asfixiante”, detalló.

“En vez de llegar a tu casa a descansar, con una mujer recién parida, tienes que llegar a recogerlo todo porque te tienes que ir de ahí”, se quejó.

No es la primera vez que la policía política toma represalias con los periodistas, en febrero pasado citaron a la pareja, y cuando apenas ella tenía once semanas de embarazo amenazaron con hacerle daño.

(Con información de Diario de Cuba)