El próximo 30 de mayo Eduardo Cardet, coordinador del MCL (Movimiento Cristiano de Liberación) cumplirá un año y medio de condena. El médico y opositor cubano se encuentra preso en la cárcel Cuba Sí, su esposa Yaimaris Vecino y sus hijos fueron ayer sábado a verlo, ella contó lo sucedido a Martí Noticias.

“Hoy 26 de mayo acudimos a la prisión de Cuba Sí, a la visita que estaba prevista, la madre de Eduardo, su hermana, mis hijos y yo, y nos impidieron verle, alegando las autoridades de la prisión que Eduardo tiene suspendidas las visitas durante seis meses”, aseguró Vecino.

Según su esposa la suspensión de las visitas al preso de conciencia es una represalia a las “informaciones falsas” que, según ellos, la familia de Cardet está difundiendo.

“Esta es una nueva arbitrariedad contra Eduardo y temo seriamente por su integridad física”, añadió la pareja del opositor.


Desde Madrid, Carlos Payá, representante del MCL en España dijo a Martí Noticias: “ha sido secuestrado por la Junta económico-militar cubana, acusado de un falso delito para evitar su labor como líder del MCL, en especial la campaña Un cubano, un voto, una demanda que se la sido entregada a gran número de diputados de la asamblea Nacional del Poder Popular”.

“Nuestro líder Cardet está enfermo, lo han golpeado e intentado asesinar. Su familia está desamparada, también ha sido acosada, pero aun así nunca han pedido nada, sólo que se haga justicia. Hoy mismo, le han suspendido las visitas durante 6 meses”, agregó.

Mientras el régimen mantiene al disidente como rehén, intelectuales, instituciones y políticos, entre ellos el senador de origen cubano Marco Rubio han denunciado su injusta condena y maltrato por el hecho de disentir.

“El régimen se siente impune, pues goza del beneplácito de la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europea que a diferencia de Venezuela ha reconocido unas votaciones, que no elecciones, para que la casta comunista millonaria continúe reprimiendo y enriqueciéndose con la complicidad de empresas que se aprovechan de la falta de derechos de los cubanos. Los cambios en la cúpula del poder han sido sólo nominales, pues la represión continúa. Y el caso de Cardet, por cuya vida tememos, es un ejemplo”, explicó Payá Sardiñas, hermano del difunto Oswaldo Payá, fundador del MCL.

(Con información de Martí Noticias)