El padre de Meghan Markle no cree que a su hija la este pasando fácil para adaptarse a su nuevo rol como miembro de la familia real.


«Lo que pasa con mi hija en este momento es que creo que está aterrorizada. Lo veo en sus ojos, lo veo en su rostro y lo veo en su sonrisa «, dijo Thomas Markle, de 73 años, durante una nueva entrevista con The Sun el domingo.

«La he visto sonreír por años. Sé que sonríe. No me gusta lo que estoy viendo ahora. Esta ni siquiera es una sonrisa teatral, esta es una sonrisa dolorida «, continuó, agregando que si bien es posible que» tal vez solo tenga un par de días malos «, le preocupa» que este bajo demasiada presión».

«Hay un alto precio que pagar para estar casado con esa familia «, comentó.

Sin embargo, en la misma entrevista, Thomas admitió que no ha hablado con su hija desde el día en que se casó con el Príncipe Harry el 19 de mayo, que fue hace casi dos meses.


«Hablé con Meghan y Harry brevemente después de la boda», dijo a la publicación, agregando que «el número de teléfono al que llamé a Meghan ya no se usa. Y no tengo una dirección para ella «.

«Envié un mensaje de texto a mi contacto en el palacio diciendo que me gustaría contactar a mi hija y no obtuve respuesta», continuó.

«Es probablemente el tiempo más largo que he pasado sin hablar con ella», explicó, y agregó: «Si tuviera un mensaje para ella, sería que lo siento por cualquier cosa que salió mal».

Thomas inicialmente decidió no asistir a la boda de su hija después de que se revelara su acuerdo con un paparazzi para organizar varias sesiones de fotos antes del gran día.

Al día siguiente, dijo que asistiría a la boda de Windsor, solo si los doctores le autorizaban a viajar después de que, según los informes, sufriera un ataque cardíaco. Sin embargo, dos días antes de la boda, Meghan confirmó en una declaración oficial que su padre no estaría en la boda debido a problemas de salud.