El oficialismo se queja de que hayan disminuido las presentaciones de artistas cubanos en EEUU (Imagen tomada de redes sociales/Buena Fe)

Autoridades cubanas han responsabilizado al embargo y a la Administración de Donald Trump, por la decena de proyectos musicales de artistas de la Isla que han dejado de promocionarse en EEUU desde inicios de 2019 hasta la fecha, informa Diario de Cuba.


Según estadísticas del portal estatal Cubadebate, solo 24 unidades artísticas obtuvieron visado estadounidense de un total de 37 este año.

Asimismo informaron que la cifra de proyectos que no han podido pisar suelo estadounidense se han incrementado en 13, con respecto a 2018.

Pese a las quejas, Cubadebate reconoció «el positivo impacto promocional que tuvo el Festival de Artes de Cuba realizado en el Kennedy Center de Washington, que contó con la presencia de 104 músicos» de la Isla, y por el que varios exponentes del exilio cubano levantaron su voz, sin poder impedirlo.

El medio oficialista precisó que Cuba ha reportado pérdidas de más de 100 mil dólares, porque varias compañías norteamericanas interesadas en negociar con la estatal BIS MUSIC, se han negado a enviar su documentación legal para efectuar los contratos correspondientes, por temor a sanciones del embargo.


«Solo en 2018 la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) reportó pérdidas de alrededor de 3.060.000 dólares», revelaron.

También mencionan los casos de artistas como Leoni Torres, Alain Pérez, y agrupaciones como El Club de los Soneros Dorados y el Septeto Santiaguero, que han tenido que viajar a un tercer país para pedir visa, por el cierre parcial de la Embajada de EEUU en La Habana.

El oficialismo lamentó que las agrupaciones de la estatal Musicuba no pudieron realizar presentaciones en los EEUU, y que los empresarios tradicionales que trabajan desde hace mucho con agrupaciones artísticas de la Isla, entre ellos con Buena Fe, no lo hicieron en 2018.

De acuerdo a Israel, vocalista del dúo, actualmente «existen condiciones para que la industria nacional se sobreponga y a partir de un estudio y un rediseño tenga un mayor alcance».

«No es menos cierto que el bloqueo ha afectado tremendamente y no solo a Buena Fe, sino a generaciones de músicos que han visto pasar sus mejores días creativos sin haber podido llegar al público que potencialmente podrían tener fuera de Cuba», agregó el músico.

Mientras el otro integrante del dúo, Yoel dijo que hay que «seguir apostando y denunciando, para que nos quiten el bloqueo, sino nuestros hijos y nuestros nietos van a heredar el mismo problema».

«Hemos nacido con esa situación, pero eso no nos impide avanzar, seguir creando y encontrando los recursos, buscando amigos que te ayudan. Siempre hay gente enamorada de lo que hacemos. No solo la de Buena Fe, sino toda la música cubana», opinó Israel, quien considera lo mejor es «adaptarse».