La Casa Blanca tiene nuevo jefe de comunicación, Anthony Scaramucci. Quien un día después de ocupar puesto comenzó a borrar tuits en los que expresaba opiniones contrarias a las del presidente estadounidense.

“Total transparencia: estoy borrando tuits viejos. Las opiniones antiguas evolucionan y no deberían ser una distracción. Yo sirvo la agenda de @POTUS el presidente de Estados Unidos 8 y eso es todo lo que importa”, escribió en la red social.

Declarando que serían de una distracción cosas del pasado como la inmigración ilegal, el cambio climático, el islam o el control de armas. En el 2012 el comunicador parecía aprobar causas defendidas por los demócratas, al mostrarse “a favor del matrimonio gay, en contra de la pena de muerte” y a favor del aborto.

Un poco después Sean Spicer portavoz de la Casa Blanca dimitió inesperadamente el viernes en protesta por la elección de Scaramucci.


Convirtiéndose en muestra de la tensión que se vive en un gobierno que se golpeado con la investigación por la supuesta relación con Rusia.