Eduardo Cardet, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación, cumplió ayer jueves, 30 de noviembre, un año en prisión bajo el régimen de Castro, pese a la demanda de organizaciones internacionales de que el opositor sea liberado.


Yaimaris Vecino, esposa del disidente lamenta el escaso apego del régimen cubano a sus propias leyes, ya que de acuerdo a la ley, Cardet tiene derecho a ser trasladado a una cárcel de menor severidad.

“Ha sido un año demasiado difícil para la familia, pero mucho más para él, por el encierro injusto en que lo mantienen”, explicó Vecino a Martí Noticias.

Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos han exigido que el preso político sea puesto en libertad, sin embargo sigue confinado en una prisión holguinera.

Mario Diaz-Balart, congresista cubanoamericano, recordó en una declaración que ya ha pasado un año de la “brutal y arbitraria detención del activista cubano”.

Según el Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), el médico expulsado del hospital donde trabajaba, por intentos de promover la democracia en una dictadura, ha sido golpeado despiadadamente en prisión.


“Por si alguien lo dudaba, el encarcelamiento de Cardet demuestra que el régimen, que no ha dejado de reprimir en casi sesenta años, no tiene la menor intención de cambiar ahora. Seguirá golpeando, encarcelando, torturando o asesinando a cualquiera que se le oponga. Así, lo mismo mantiene a Cardet en prisión por trabajar por la democracia, como prohíbe la salida de Jorge Luis García Pérez ‘Antúnez’ por denunciar al régimen en foros internacionales, o golpea a las Damas de Blanco por manifestarse silenciosamente en contra del encarcelamiento injusto de sus familiares”, añadió el congresista.

Cardet, médico de profesión, fue arrestado en el municipio Velasco, Holguín, cinco días después de haber comentado a periodistas extranjeros que Fidel Castro fue un hombre sumamente odiado y rechazado por el pueblo de Cuba.

(Con información de Martí Noticias)