Luis Silva. Foto: Facebook/Panafilo

El humorista cubano Luis Silva, conocido por su personaje de Pánfilo en el popular programa de la televisión cubana “Vivir del Cuento”, acudió a sus redes sociales para hablar sobre las medidas expuestas por funcionarios en el espacio televisivo Mesa Redonda el lunes, cuestionando al gobierno que siempre que toma una medida para flexibilizar el comercio en el país, lo hace de a poco, lo que hace que el resultado esperado no funcione:

“Abren un poquito la llave de paso. No les funciona, la abren otro poquito. Sigue sin funcionar, dale otro poquito a la llave. En eso llevamos años. Cuando aprobaron los paladares…, eran 12 sillitas. Pasó un tiempo, vamos a dejar que tengan unas cuantas más. Pasaron años: dejamos que tengan las que quieran. Todo lo abren de buchito en buchito. Acaben de abrir la llave de paso completa”


El economista cubano Mauricio De Miranda Parrondo, manifiesta que una vez más las medidas anunciadas no resolverán la crítica situación cubana.

La viceministra Ana Teresita González Fraga, dijo este lunes:

«Hoy hay quienes intentan mostrar el monopolio estatal sobre el comercio exterior como un capricho centralizador y sobre esa opinión se vierten numerosas críticas en este tema», agregando:

“Al monopolio del comercio exterior no hemos renunciado ni renunciaremos. Este es un elemento muy importante que se debe tener en cuenta”

Según Mauricio De Miranda, el problema fundamental de todo lo explicado anoche, tiene que ver con los planteamientos sobre mantener el monopolio del comercio por parte del gobierno:


“El monopolio estatal tanto del comercio exterior como del minorista, es responsable del desabastecimiento de bienes de consumo en el mercado doméstico, y estos deben importarse porque el sistema productivo establecido —también en manos mayoritariamente estatales— es incapaz de ofrecerlos”, “En el discurso oficial se insiste en «cambiar lo que deba ser cambiado» y en «desatar las fuerzas productivas», pero esto no es más que una retórica vacía de contenido real. Desatar las fuerzas productivas —para usar esta categoría del pensamiento marxista— significa eliminar todas las trabas que frenan su desarrollo. No obstante, en cada medida adoptada se incluyen restricciones que limitan su efectividad”

En un artículo del economista De Miranda Parrondo, publicado en La Joven Cuba, dijo:

“las autoridades cubanas no son capaces de concebir un país que pueda funcionar sin su control, el cual, es responsable en gran medida del empobrecimiento y de la persistencia del subdesarrollo. Sin embargo, el buen gobierno no consiste en controlar a la sociedad, sino en utilizar mecanismos reguladores para evitar los fallos del mercado, sin que ello implique que imperen los del Estado”

“Pretender que se mantenga el modelo de economía centralmente administrada, cuando existen evidencias de que en lugar de promover el desarrollo lo frena, es asegurar la persistencia del subdesarrollo, el deterioro del nivel de vida de la población y el aumento de la sangría migratoria”, concluyó el especialista en economía.