El régimen cubano tiene prácticamente listo un proyecto jurídico que intentará darle cuerpo legal a la actividad audiovisual en la Isla que hoy se genera fuera del circuito oficial del ICAIC, dio a conocer en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el presidente del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematógraficos, Ramón Samada.

No especificó si se trataba de una Ley de Cine, pero el proyecto se debate actualmente en el Consejo de Ministros.

Asimismo Samada informó que está en fase final el proyecto de un Fondo para el Fomento del Cine que tendrá como su máximo patrocinador al Estado, que destinará un presupuesto especial cada año para el ejercicio de esta actividad.

Durante la semana próxima tendrá lugar el intercambio con cineastas y luego con la prensa especializada, antes de que se apruebe la supuesta legislación en el Consejo de Ministros.


El cine independiente cubano, así como las innumerables pequeñas productoras que hoy realizan audiovisuales sin el apoyo gubernamental tendrán su propio reconocimiento jurídico, adelantó el presidente del ICAIC.

Se dará paso a la creación de un registro de realizadores audiovisuales, y el reconocimiento a aquellas personas naturales o jurídicas que desean invertir en la producción cinematográfica independiente.

Lo cual incluirá la autorización y el afianzamiento de la actividad inversionista que no solo ejercen cubanos, sino también personas naturales o jurídicas extranjeras.

Otro anuncio del funcionario consiste en que se crearán rubros en el cuentapropismo que serán autorizados para el desarrollo de esta actividad: el agente de casting, el operador o arrendador de medios de producción audiovisual y el auxiliar de producción, para hacer mención de los más destacados.

Diario de Cuba tiene la esperanza de que estas medidas respondan a las demandas que han venido haciendo los integrantes del gremio a las autoridades del ICAIC y del Ministerio de Cultura, de igual modo espera que la centralización icaista termine para siempre, y que de cierta manera e idílicamente exista menos censura en la producción cinematográfica.

(Con información de Diario de Cuba)