‘El Funky’ no volverá a Cuba, pero se mantiene con el compromiso de «abogar por la libertad del país y de sus amigos presos»

Para Eliécer Márquez, ‘El Funky’, desde que llegó a EEUU para participar en la gala de premiaciones de los Latin Grammy, por Patria y Vida, han sido «semanas cargadas de alegría», pero también de muchas gestiones.


En conversación con Diario Las Américas, el artista y activista del Movimiento San Isidro, dijo estar contento «con todo lo que ha pasado porque Cuba estuvo conectada viendo la transmisión de los premios y la gente se emocionó. Este triunfo es de ellos», sentenció.

Llegando a tierra de libertad, el rapero aseguró que no regresaría a Cuba, ya que la Seguridad del Estado le impuso una medida cautelar, y vivía asediado por la policía política, lo que en cualquier momento le iba a costar ir a parar a la cárcel, luego de haber participado en el himno de la resistencia cubana, junto a Maykel Osorbo, Yotuel, Gente de Zona y Descemer Bueno.

«Esta medida consistía en firmar [ante agentes de la Policía política del régimen] cada inicio de mes. Por otra parte, para salir de mi barrio tenía que pedir un permiso especial. Básicamente era perseguido y vigilado constantemente, pero por suerte no estaba en prisión, y eso me permitió poder salir del país a diferencia de Maykel [Osorbo]», reveló el activista en relación a la dura situación que estaba viviendo en la Isla comunista.

El Funky contó que la carta de invitación que gestionaron organizaciones artísticas y de Derechos Humanos, era en un inicio para Osorbo, pero estando él encarcelado, no pudo viajar.

«La gente Seguridad del Estado en Cuba hace lo que le da la gana. Y la gente tiene que entender que cuando eres asediado y estás bajo una situación de hostigamiento es muy difícil sobrevivir porque ellos manipulan psicológicamente a tus familiares, amistades, y tratan de excluirte de todo y de todos», confesó.


«Ellos limitan la vida de una persona, uno no puede trabajar. Yo, por ejemplo, estaba censurado. Por otra parte, no solo no puedes trabajar, sino tampoco puedes recibir dinero de nadie porque ellos aseguran que es dinero que EEUU tiene destinado para financiar actividades contrarrevolucionarias en Cuba», añadió.

El Funky asegura que la policía política es una «mafia» que golpea y maltrata a opositores y a activistas en general.

«Yo no pienso regresar a Cuba porque estoy proclive a ir preso, y mi vida corre peligro. Si estoy aquí es porque me cansé de los golpes, del abuso, de la represión y de la miseria. Además, si estamos todos presos allá no resolvemos absolutamente nada. Voy a quedarme en este país, y voy a aprovechar la oportunidad de manifestarme libremente y de presionar por la libertad de mis hermanos y de Cuba, que es el objetivo de todos», aseguró.

El artista tiene permiso para permanecer un mes en Estados Unidos, no obstante ha dicho públicamente que comenzará con sus trámites migratorios para pedir asilo.

El rapero está consciente de que su «compromiso es abogar por la libertad de Cuba y por mis amigos presos. Más que una causa, ése es mi compromiso», reiteró.

«Sé que estoy en Estados Unidos y que aquí se ven las cosas desde otra perspectiva, pero seguiré hablando de lo que sucede en la isla porque de ahí vengo», agregó.

Márquez dejó en Cuba a su hijo de once años, y a su padre enfermo, lo que lo hace sentir en cada alegría un sabor semi agrio, por la tristeza de dejar a los suyos atrás.