Para discutir la crisis de opioides en EEUU, líderes del Gobierno y expertos en las áreas de salud pública y aplicación de la ley y la justicia del Comando Sur, en Miami se darán cita el próximo 8 de febrero.

El evento busca definir las estrategias integrales de apoyo al llamado de´l presidente Donald Trump a la acción para poner fin a lo que él ha declarado una “emergencia nacional de salud pública”.

El Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions, se unirá a otros altos funcionarios estadounidenses, durante la Cumbre sobre opioides, de un día de duración, para examinar la crisis, considerar enfoques para fortalecer la respuesta colectiva de la nación, y definir las estrategias integrales de apoyo al llamado del mandatario estadounidense.

El almirante, Kurt Tidd expresó: “Buscamos explorar las formas en que el Gobierno puede colaborar mejor para hacer frente a este problema. Esta epidemia llega mucho más allá de los límites organizativos, y el objetivo de la cumbre es unir a la comunidad de una manera que permita un esfuerzo sincronizado a medida que avanzamos”.


Con el fin de revertir el “fuerte incremento de muertes por consumo de heroína y un aumento emergente en las muertes relacionadas con opioides sintéticos, tales como fentanilo”, el presupuesto de la nación de 2018 para el Control de Drogas, que financian las agencias federales encargadas de la reducción de la demanda y la oferta de drogas ilícitas e ilegales que se consumen en Estados Unidos, ha establecido una prioridad.

Recientemente la Comisión Presidencial para la Lucha contra la Drogadicción y la crisis de opioides, sacó un informe que revela que las sobredosis son la causa principal de muerte en los Estados Unidos, con más de 175 decesos diarios.

(Con información de Martí Noticias)