El euro se cotiza hasta en 110 pesos cubanos, y el dólar cae a 55, como resultado de las medidas del régimen

El dólar estadounidense cae a 55 pesos cubanos, luego de que a principios de junio se llegara a cotizar hasta en 70, este es el escenario de volatilidad que ha propiciado el régimen, luego de que la semana pasada anunciara las suspensión de los depósitos de la moneda extranjera en efectivo en los bancos de la Isla, además de un paquete de medidas restrictivas para los dólares estadounidenses, reportó Diario de Cuba, que tuvo acceso a varias fuentes.

Mientras el dólar baja, el euro se cotiza en alrededor de 90 pesos cubanos, en algunas provincias como Villa Clara puede llegar hasta a 110, cuando anteriormente cada euro costaba entre 80 y 85 pesos.


No obstante, para los nacionales aun es posible hallar dólares en 50 pesos, y muchas personas lo venden en 60 y 65.

El estatal periódico Granma publicó ayer la respuesta del Banco Central de Cuba (BCC) a diez preguntas relacionadas con las nuevas medidas.

Al respecto, el Banco aclaró que como se anunció la semana pasada, a partir del próximo 21 de junio, los dólares no podrán ser depositados directamente en efectivo en las cuentas en Moneda Libremente Convertible (MLC), sin embargo las tarjetas con las que los cubanos compran en las tiendas en divisas extranjeras seguirán operando, y continuarán permitiendo transferir dólares a estas cuentas desde el exterior.

En medio del caos generado en la Isla desde la semana pasada, luego de que dieran a conocer la medida, Mauricio de Miranda, economista y profesor de la Universidad Javeriana de Cali, sugiere a los cubanos convertir sus dólares en euros «para conservar la tenencia en efectivo».


«Esto lo digo porque en las cuentas siempre se estará expuesto a sufrir un ‘corralito’ como ya ha ocurrido antes. El sistema financiero es del Estado y éste hace siempre lo que supuestamente más le conviene, aunque no siempre es lo correcto», indicó.

No obstante, el experto cree que las medidas tendrán una vigencia de corto plazo, pues queda claro que mientras el turismo no se reactive no habrá una oferta estable de euros.

De Miranda auguró que es probable que «muchas personas ingresen parte de los dólares en efectivo para asegurarse el acceso a las tiendas en divisas», pero aconsejó conservar una parte de ese efectivo «como activos de reserva».