El duro testimonio de un opositor cubano en un mensaje de felicitación de cumpleaños a su hijo (Imagen tomada de las redes sociales de
Rolando Rodríguez Lobaina)

El opositor cubano Rolando Rodríguez Lobaina quiso enviar un mensaje de felicitación a su hijo que el pasado 20 de marzo estuvo cumpliendo 12 años, sus palabras terminaron siendo un duro testimonio de quien vive bajo una dictadura.


En su mensaje Rodríguez Lobaina describe los momentos difíciles que ha tenido que vivir su hijo «marcado» en Cuba por su padre opositor, así como las dificultades que él ha tenido que enfrentar en la lucha por la libertad de su patria, cuestión que le ha hecho ausentarse en más de una ocasión de la vida del niño.

A continuación tomado de las redes sociales del disidente el texto íntegro de su mensaje:

Hoy cumple años mi primogénito, hace 12 años cuando nació no estaba, lo conocí 4 días después, andaba en ese entonces en la promoción de la Reforma Universitaria por la Autonomía de las Casas de Altos Estudios en Cuba. Luego falté en otras celebraciones similares, ¿las razones? Por la libertad de mi patria, una interpretación compleja para las nuevas generaciones. En 2010 fui llevado a prisión en el Combinado de Guantánamo por motivos políticos. A mi hijo le dijimos que estaba en una escuela estudiando, solo tenía 3 añitos ,pero el régimen necesita dar siempre golpes psicológicos a personas como yo. Me sacaban encadenado y esposado para verlo. En 2012 estaba enfermo un día, lo llevé al hospital, era de noche, no habían médicos,estuve junto a una veintena de padres con niños con fiebre alrededor de dos horas esperando que alguien apareciera para atender a los presentes. Una señora protestó y un policía junto a un custodio le salieron al paso para amedrentarle, suficiente para que mis ánimos se calentaran. Escenifiqué una manifestación que atrajo a cientos de personas del hospital infantil y vecinos cercanos. Vinieron una decena de militares y me llevaron arrastrado mientras yo seguía gritando: ¡Libertad y Abajo la Dictadura! Nadie de los afectados me apoyó. Mi hijo presenció todo, tampoco le atendieron. En su escuela le «mancharon» el expediente por ser considerado opositor. Nunca le hablo a mi hijo de política, es bueno en las clases. Hoy le he hablado de valores, de la familia, de cuidar a sus hermanos, de ser justo y respetar a los demás. Nunca de política pero sí de historia y de los próceres de la independencia. Siento orgullo de mi Rey, no tengo dudas que será mejor que yo y que mejores oportunidades tendrá. Feliz cumpleaños hijo, amigo del alma!!