Después de una semana después del incidente violento donde golpeó a un periodista en Los Ángeles, California, el mexicano Eduardo Yáñez aceptó conversar con Raúl de Molina y Lili Estefan, conductores de El Gordo y La Flaca.


Con lágrimas en los ojos Eduardo Yáñez se disculpó por el lamentable incidente ocurrido en Los Ángeles.

«Yo no estoy justificando mi acto, mi acto es reprobable, simple y sencillamente yo ahí perdí el momento, ya no pensé más. Me disculpo contigo, Paco, porque creo que te viste envuelto en algo que no te pertenece… Te pido una gran disculpa», dijo.

«El reportero tiene derecho a hacer las preguntas que quiera. Tengo mi opción de no responder. Le dije que no iba a responder, él insistió, imagino que es su naturaleza… Perdí el «cool», se me fue la onda» continuo.