Dwyane Wade dijo en principio que su salida del Heat no fue motivada por el hecho de que Pat Riley no le hubiese contactado, pero ahora en una entrevista con Adrian Wojnarowski de The Vertical esta semana, el escolta admitió que ese fue el factor decisivo, informó el Nuevo Herald.


“Amo a Pat y sé que él me ama. Me dolía que no hablase conmigo. Ese fue mi factor decisivo. Llegó hasta el final del día y no demostró que me quería allí”, dijo Wade a Wojnarowski. “Sé que la familia Arison me quería y él me quería allí y sé que Spo [el entrenador Erik Spoelstra] también me quería allí”.

“Al final del día, no escuché de él lo que necesitaba. Eso me lastimó. Me mostró que era hora de sacarme de la situación, que es un negocio”, comentó. “Soy humano. Yo estaba esperando a que él me reconociera, que me llame, hiciese algo y eso nunca sucedió. Esa no es la Pat que conozco”.

Pero ahora Wade admite que sentía que el Heat lo daba por sentado.

“No acepto cómo todos jugaron. De la misma manera que hice ciertas cosas, sentí que deberían hacerlo”, expresó. “El mismo año que LeBron [James] se fue, firmaron a Chris [Bosh] a un acuerdo máximo. Estoy feliz por Chris. OK, es mi turno. Eso me lastimó y se lo dije a Pat. Ese fue el primer momento en que sentí que me daban por sentado y firmé un contrato más corto”.


Wade, desde su óptica, continuó relatando como ocurrieron los acontecimientos. Ese acuerdo terminó pagándole $ 15 millones en 2014-15.

Wade, si lo desea, puede optar por un contrato que le pagaría $23.8 millones la próxima temporada con los Bulls y parece difícil que Wade renuncie a esa cantidad para regresar a Miami o que el Heat pueda ofrecerle una cantidad cercana.