El cubano Francisco Rodríguez Gronlier vive con su hija en la miseria

En la miseria viven un padre cubano y su hija, Francisco Rodríguez Gronlier ha criado a su pequeña desde los siete meses, sin tener las condiciones necesarias y sin ayuda de ningún tipo del Gobierno cubano, reporta CubaNet.


La pequeña tiene en la actualidad 8 años, y el padre cuenta tuvo que becarla con el «dolor de su alma», por las condiciones infrahumanas en las que viven, y la necesidad que él tiene de trabajar para sostenerla.

Rodríguez Gronlier es diabetico crónico y ha tenido recaídas de tuberculosis, asmático, y pese a ello trabaja para mantener a su hija. El padre explica que en el lugar donde vive no tiene la ventilación necesaria, para superar del todo la enfermedad que padeció. Ambos viven en un cuarto cerrado, húmedo, y la puerta de la calle es por donde único entra el aire.

El padre detalla que las condiciones en las que vive con su hijita de 8 años, le puede provocar otra recaída con la tuberculosis.

El cubano es militante de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y denuncia que no ha recibido apoyo gubernamental, la respuesta que ha obtenido del régimen es que «un hombre cabe donde quiera, y no se fijan que es un hombre con una hija», argumentó.


Rodríguez Gronlier también alega vivir en un barrio marginal, donde la violencia es fuerte, y la «corrupción es bastante grande».

«A veces por cualquier bobería, por buscarse 20 pesos te meten un trastaso. Por lo menos yo me siento viviendo en la miseria, y por mucho que yo trabaje y me esfuerce, me reviente las costillas no avanzo», lamenta el padre de familia.