Duermen en el piso niños y mujeres embarazadas en protesta al Gobierno por vivir en un edificio en ruinas en La Habana (Imagen, captura de pantalla, CubaNet)

Residentes de un antiguo edificio próximo a la Avenida del Puerto, en La Habana Vieja, permanecen en su entrada desde hace una semana, pese a que este tenga peligro de derrumbe, en señal de protesta que busca exigir a las autoridades la entrega de nuevas viviendas ante tal situación, informó la periodista Ivette Pacheco en un reporte para Martí Noticias.


El inmueble tenía cierto grado de deterioro, pero de acuerdo a Mercedes Crespo, una de las vecinas que protagoniza la protesta, las obras de ampliación de la terminal de Cruceros San Francisco han provocado que parte de la estructura haya colapsado.

Crespo dijo en declaraciones a Radio Martí, que el inmueble se ha ido deteriorando al punto que ya nadie puede habitarlo, los aleros se han desplomado, y las escaleras van por el mismo camino.

En octubre de 2018, al menos a las diez familias que vivían en San Pedro 258 entre Sol y Muralla se les entregó un documento, que otorga una vivienda por núcleo familiar, sin embargo los hechos sólo quedaron en el papel, porque las autoridades no les han concedido las propiedades aún, como tampoco han explicado las razones de la demora a los vecinos.

En dos ocasiones han citado a la unidad policial a Anisley Blanco, una vecina del inmueble, que también ha sido multada ya «por obstruir el paso peatonal», sin embargo ella explica solo permanece en la entrada del edificio.


Las autoridades policiales prohibieron a los vecinos sacar los colchones a la acera «y tuvimos que dormir en el piso, niños, mujeres embarazadas…» el domingo en la noche, reveló Anisley Blanco.