Dos presuntos “represores cubanos” radicados en Florida han sido identificados por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC), con sede en Miami; se trata de Makbel Grau Rodríguez y Julio Francisco Orta Mateo, ambos inculpados de delitos de violencia física, atropellos, abusos y represión, según comentó Juan Antonio Blanco, director de la FHRC, en conferencia de prensa.


Juan Antonio Blanco también aclaró que los expedientes y las declaraciones juradas de las víctimas obran ya en poder de las autoridades federales de EEUU, y se están investigando las dos denuncias.

Los dos presuntos represores que residen en Florida “podrían ir a prisión” si se demuestra que “mintieron” a las autoridades migratorias estadounidenses al solicitar sus visas, y permisos de residencias, acotó la FHRC.

Aunque encausar no es el objetivo fundamental de la Fundación, si busca crear un efecto “disuasorio” en los represores cubanos, para que entiendan que “sus acciones van a tener consecuencias”.

FHRC traslada las denuncias con declaración jurada de las víctimas de la represión castrista ante una unidad especial, con sede en Washington DC, integrada por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), puntualiza CubaNet citando a Martí Noticias.


La organización para los Derechos Humanos aclara no es una cacería de brujas, sino una iniciativa que pretende defender los derechos humanos en Cuba.

En la conferencia la Fundación mostró diapositivas de las declaraciones juradas de las víctimas, y varias fotos de los presuntos represores extraídas de las redes sociales, aunque la organización prefirió no dar detalles acerca de la residencia exacta de Makbel Grau Rodríguez y Julio Francisco Orta Mateo.

Contra Orta Mateo, expolicía y exagente de la contrainteligencia, las víctimas sostienen que “era incluso temido por la propia Policía”, dado que era el clásico oficial abusivo, corrupto y acosador sexual, que actuó siempre con “impunidad” en la Isla.

Según la FHRC, Orta reside en Florida desde hace más de cinco años, y podría haber obtenido la ciudadanía estadounidense, el hombre presuntamente disparó en una pierna a un joven en un club.

Por su parte, Grau Rodríguez, también expolicía es acusado de “golpear en los calabozos a los presos”, y de golpiza a miembros de una familia detenida.

La organización con sede en Miami ha recibido trece acusaciones durante este año, cuatro de ellas ya han sido entregadas a las autoridades federales de EEUU, y las mismas afirman se encuentran en investigación.

(Con información de CubaNet, Martí Noticias)