La editorial Penguin Random House en Estados Unidos publicará dos nuevos volúmenes de Cocina al minuto el legado de Nitza Villapol, bajo el mismo nombre del programa culinario que la experta en cocina cubana presentó durante más de cuarenta años en la televisión de la Isla.

El programa de Nitza comenzó a transmitirse en vivo en diciembre de 1948 en la esquina de las calles Masón y San Miguel, en La Habana, CubaNet recuerda que la primera receta que preparó la chef cubana fue un pavo navideño.

Ahora Cocina al minuto llega a Miami, la ciudad del exilio de la mano de la heredera de sus derechos editoriales, Sisi Colomina.

La historiadora del arte que desde 2002 estudia y preserva el legado de Villapol, dijo que “en Miami se publicaron ediciones no autorizadas por Villapol, por las que tampoco cobró honorarios”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En 1950 se publicó por vez primera el libro Cocina al minuto, desde esa época ha sido reeditado en diversas ocasiones, tanto en la Mayor de las Antillas como en el exterior, incluso han existido ediciones piratas, como menciona Colomina.

La profesional que preserva el legado de Villapol, según El Nuevo Herald, tiene una relación de primera mano con la familia de Nitza, pues mantuvo un matrimonio durante 15 años con Marcos López González, hijo adoptivo de la presentadora de televisión que murió en 2016 dejándole a Colomina el patrimonio de la célebre cubanoamericana.

Pues Nitza Villapol nació el 20 de noviembre de 1923 en Nueva York, donde sus padres vivieron exiliados por motivos políticos hasta que ella cumpliera once años.

Para muchos la “Julia Child cubana” fue una pionera de los programas de cocina que luego se hicieron populares en diferentes partes del mundo.

Otros opinan que fue una figura controversial que decidió quedarse a vivir en Cuba hasta su muerte, y dar a conocer recetas de cocina en la Isla donde la comida y los ingredientes cada vez empezaron a ser más escasos, después de 1959.

“Aquí en Miami la tildan de comunista, la critican por haberse quedado en Cuba, pero están lejos de la verdad. Nitza siempre hizo lo que quiso por encima de cualquiera. Fue muy celosa de su criterio y del propósito que perseguía”, comentó la historiadora del arte.

Nitza Villapol murió en La Habana el 20 de octubre de 1998.

(Con información de CubaNet)