Foto de archivo (pixabay)

Dos mujeres y cuatro niños que paseaban en kayak se llevaron un susto de muerte cuando casi son atacados por un caimán.


Se suponía que sería una tarde tranquila en kayak para Allison Haviland, una amiga suya, y los cuatros niños que las acompañaban, hasta que uno de sus kayaks se rompió cuando estaban en el río Econlockhatchee en el condado de East Orange.

Eso comenzó lo que se convirtió en una serie de eventos que los llevaron a perderse en el bosque, compartió la historia el Wesh Orlando.

«Tuvimos que dividir y conquistar, y poner a seis personas en dos kayaks para cuatro», dijo Haviland.

Los dos hijos de Haviland y uno de los adolescentes subieron con su amiga, y ella y el adolescente mayor compartieron el otro kayak. Como eran un poco más pesados, no podían seguir el ritmo de los niños pequeños, a quienes ella les dijo que se adelantaran y llegaran a tierra firme.


«Vimos lo que supusimos que era un pez que saltó del agua», dijo Haviland.

Su kayak no es lo que causó que el pez saltara del agua, sino un caimán que no pareció estar nada contento con que ellos estuvieran en su zona de pesca.

«El cocodrilo se acercó, nadó al lado de nuestro kayak e hizo que su cola vayera sobre el costado del kayak, casi nos volcó», dijo Haviland.

No dispuesta a arriesgarse, Haviland llegó a la tierra más cercana que pudo alcanzar, un sendero no muy lejos de Snow Hill Road. Desde allí atravesó el área boscosa de Little Big Econ, popular por serpientes y osos.

Una vez ahí llamaron al 911 y con la ayuda de la operadora del 911 y el piloto del helicóptero de la Oficina del Sheriff del Condado Seminole pudieron ser rescatados.