Yasmany Miranda Veloz a la izquierda y Lizuan Monteagudo Miranda a la derecha

Dos hombres de Miami fueron arrestados el martes después de que la policía dijera que fueron encontrados con equipos de tarjetas de crédito y 91 tarjetas de crédito fraudulentas escondidas en el respaldar del asiento de su auto de alquiler.


La policía de Gainesville realizó una parada de tráfico donde detuvo a Yasmany Miranda Veloz, 31, y Lizuan Monteagudo Miranda, 26, aproximadamente a las 4 p.m. el martes por «seguir demasiado de cerca» en la Interestatal 75, de acuerdo con un informe de arresto, informó el diario local The Gainesville Sun.

En los registros de la cárcel, el nombre de Yasmany Miranda Veloz se presenta de manera diferente, como Yasmany Veloz Miranda.

Monteagudo Miranda conducía el vehículo y el otro hombre era el pasajero del asiento delantero, según el informe.

Después de que los hombres accedieron a un registro policial del vehículo, la policía encontró una bolsa de computadora, que contenía una computadora portátil, una bomba de gas, múltiples unidades flash y tres llaves, dos de las cuales parecían llaves de la bomba de gasolina utilizadas para acceder a la parte posterior de un lector de tarjetas en bombas de gas, según Gainesville Police Department (GPD). Dentro del respaldar del asiento del lado del conductor había tres paquetes de tarjetas de crédito.


La policía dijo que las tarjetas de crédito estaban programadas con diferentes números de tarjetas de crédito y débito que los que se enumeran en el frente de cada tarjeta.

Los hombres, según la policía, también escribieron números de pin de cuatro dígitos en el reverso de cada tarjeta.

Según el informe, en el respaldar del asiento del lado del pasajero delantero había un dispositivo recodificador que se utiliza para acceder a la información de tarjetas de crédito o transferir información a una tarjeta de crédito.

Cpl. Mary Davis escribió en su informe que «el nivel de sofisticación utilizado por (los dos hombres) es más de lo que vemos comúnmente en este tipo de casos».

Fueron acusados ​​de traficar con tarjetas de crédito falsificadas, usar o poseer un dispositivo, usar un re-codificador en la banda magnética de la tarjeta para estafar, y hacer trampas para estafar y obtener propiedad.

Ambos fueron recluidos en la cárcel del condado de Alachua.