Dos hombres fueron arrestados en el condado de Broward en el sur de Florida por traficar gasolina obtenida con tarjetas de crédito robadas.

Erik Sanchez Perez de Miami se enfrenta a una lista de cargos graves: 70 en su totalidad por posesión de tarjetas de crédito falsificadas que utilizaba para comprar gasolina en diferentes gasolineras hasta que fuese atrapado en Cooper City, según informó WSVN News.


Según los investigadores de la Oficina del Sheriff de Broward, Sánchez Pérez de 45 años, conducía una camioneta Ford F-350 equipada para transportar 500 galones de combustible en compartimientos ocultos.

Las autoridades dijeron que el detective Ryan Zimber, de la BSO, descubrió que sospechaba que era un camión de combustible ilegal a lo largo de Stirling Road. Las autoridades dijeron que Sánchez Pérez estaba al volante del vehículo.

Los oficiales dijeron que Sánchez Pérez usó tarjetas de regalo cargadas con información de tarjetas de crédito robadas para llenar su improvisado camión de combustible. Luego revendió el combustible a quien lo comprara.

Los oficiales dijeron que el combustible podía ser revendido a compañías de camiones o quizás compañías de jardinería. Compañías que necesitan grandes cantidades de combustible y pueden beneficiarse en obtener a 2 dólares el galón en lugar de 4.


Otro arrestado fue Rolando Casanova, quien también compareció ante el tribunal el viernes acusado de participar en el mismo tipo de estafa. Los investigadores dijeron que tenía 44 tarjetas de regalo de Starbucks recodificadas con información de tarjetas de crédito robadas, así como más de 300 galones de combustible almacenados en compartimientos ocultos en su camión.

Las autoridades advierten sobre el peligro de esta práctica independiente del factor criminal ya que el transporte de material altamente inflamable sin las medidas de seguridad adecuadas pone en riesgo la vida de todos en la carretera.

«Puede causar un gran incendio y un gran riesgo ambiental», dijo el detective Ryan Zimber.

Sánchez Pérez está recluido en la cárcel del condado de Broward con una fianza de $ 71,000.