Víctor Manuel Dueñas, que fundó un centro comunitario LGBTI en la ciudad cubana de Santo Domingo, y su primo, sacaron un vuelo de ida y vuelta a Moscú desde el aeropuerto internacional José Martí de La Habana con una escala en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam y al llegar a su escala pidieron asilo a las autoridades.


Los cubanos fueron de los ultimos que pudieron llegar antes de que los Países Bajos pusieron en vigor el visado de tránsito para los nacionales de Cuba que quieran hacer escala en el país.

Dueñas es uno de los activistas que lanzó «Nosotros También Amamos», una campaña de apoyo a los derechos matrimoniales para parejas del mismo sexo en Cuba, en 2015.

Junto a Víctor Manuel Dueña se encuentra otro grupo de cubanos que lleva cinco días esperando la entrevista con los funcionarios.