Foto de archivo

Dos cubanos detenidos en un centro de ICE se cortaron las muñecas en señal de protesta, informó el sitio de noticias CiberCuba citando a Freedom for Immigrants.


Los cubanos se encuentran recluidos en el Centro de Procesamiento del condado de Otero en Nuevo México y de acuerdo al citado medio al menos otros 19 migrantes dijeron que harían lo mismo.

«Los dos hombres están bajo atención médica, otros han sido recluidos en régimen de aislamiento y la situación está aumentando», confirmó Freedom for Immigrants.

«El Congreso debería investigar por qué continúan las detenciones prolongadas y las denegaciones arbitrarias de libertad condicional, a pesar de las decisiones federales que exigen que ICE libere a los solicitantes de asilo por razones humanitarias y otorgue audiencias de libertad condicional individualizadas», dijo Sarah Gardiner, directora de política de Freedom for Immigrants.

Por meses los migrantes cubanos, y sus familiares fuera de los centros, han denunciado las irregularidades de las autoridades de inmigración al tratar sus casos. Muchos de ellos llevan meses recluidos y sienten que sus casos no son escuchados.


«Quitarse la vida en protesta es un acto de resistencia que hemos visto en todo el mundo cuando se abusa de los derechos humanos con total impunidad y la gente no puede contar con el gobierno, la ley o la justicia en ningún estado. Eso es lo que estamos viendo hoy. Es deplorable, y aterrador, que nuestro sistema esté tan roto que los hombres sientan que deben quitarse la vida en protesta por ver justicia y cambio», dijo Sofía Casini, la Coordinadora Regional del Sur de Freedom for Immigrants.

El desespero de los cubanos crece en los centros. Apenas ayer se supo de otro coterráneo detenido por meses en Louisiana que murió bajo custodia. Según informes se trató de un caso de suicidio.