El presidente electo Donald Trump aseguro hace unos dias que no tiene porque leer los informes de inteligencia diarios que dicen lo mismo y que además él es una persona muy inteligente.

“Soy una persona inteligente. No necesito que me digan la misma cosa con las mismas palabras cada día durante los próximos ocho años”, argumentó Trump.

Obama reacciono rápidamente a las palabras de Trump y aseguro que era imposible para un presidente «volar a ciegas» sin los informes diarios de los servicios de inteligencia estadounidense.

Si uno no cuenta con la “perspectiva detallada” de los expertos de inteligencia es como “volar a ciegas”, insistió Obama al remarcar que esos profesionales no son perfectos, pero sí “patriotas” que “trabajan duro”.

Trump lleva días enfrentado a la comunidad de inteligencia por las acusaciones de influencia rusa en las elecciones.