GF


Guillermo Fariñas se encuentra en un delicado estado de salud, por lo que un grupo de activistas, a través de una carta, han pedido al Premio Sájarov 2010 que finalice su huelga de hambre y sed ya que no tiene que «demostrarle nada a nadie».

En el texto los disidentes explican que se sienten «en la obligación» de sacudir la conciencia de Fariñas para evitar que caiga «en el letargo que precede a la muerte».

La carta también recuerda las consecuencias de su última huelga de hambre de 135 días en 2010 y avisan que para el líder del Foro Antitotalitario Unido (FANTU) un día de huelga «equivale a 10 de un hombre joven y saludable».

Los firmantes del texto creen que la reivindicación de Fariñas ya se ha convertido en una «noticia internacional», y que ha permitido dar a conocer la situación de los opositores declarados en este parón de alimentos.


En este grupo se encuentra el líder juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Carlos Amel Oliva, quien se sumó a la huelga después que la policía política le confiscara objetos personales, incluido su teléfono móvil.

Recientemente figuras como Willy Chirino, Rubén Blades y Paquito D’Rivera enviaron palabras de apoyo y preocupación a Fariñas y al resto de los huelguistas de hambre que pasan de la veintena en todo el país.