parlamento-europeo


Gillermo Fariñas a la cabeza de los disidentes cubanos han pedido a la Eurocámara diga «NO» al acuerdo UE-Cuba para normalizar relaciones.

«La Unión Europea (UE) es un actor esencial, especialmente en esta hora confusa de la historia de Cuba, para el régimen cubano, porque necesita de sus recursos y legitimación (…) ahora que ve finalizar la subvención venezolana», dijo el opositor cubano Fariñas, ante la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara.

«Los países de Europa dicen que con los terroristas no se negocia y yo les digo que con los bandidos hay que negociar con cuidado», dejo claro el Premio Sajarov 2010 de la cámara europea por su lucha por las libertades en la isla.

«El acuerdo que tienen enfrente no es el acuerdo que nosotros, los cubanos, necesitamos», dijo el periodista cubano Alejandro González Raga del Observatorio Cubano de Derechos Humanos exiliado en España desde 2008.

A contra parte vino el diputado de la izquierda unitaria europea, Javier Couso, quien dijo que las conversaciones entre Cuba y la UE para alcanzar un pacto que respete la «soberanía de ambos» están en «buena dirección».