Rolando González Patricio, diputado cubano y vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular, ha dicho en una entrevista publicada este jueves que Cuba pudiese tener varios partidos políticos “si dejara de existir la presión externa y el acoso imperialista”, recogió la estatal Prensa Latina.


Obviamente para el diputado cubano, toda esa variedad de partidos en la Isla comunista tuvieran que admitir que el país caribeño sufre de “acoso imperialista”. ¿Qué diferencias habría entonces en cada uno de esos partidos políticos? Si no más fueran como un clon del PCC (Partido Comunista de Cuba), único legal en la Mayor de las Antillas, todos sus integrantes pensarían lo mismo.

González Patricio arguyó que “Cuba no tiene un sistema de pluripartido por razones históricas y políticas. Ese sistema no garantizó la soberanía ni la justicia social”.

Y es que el régimen comunista ha intentado darle visos de democracia a la dictadura cubana, en 2016 inauguraron el Capitolio de La Habana como sede “parlamentaria”. El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla ha defendido en más de una ocasión que Cuba tiene una democracia “diferente” de partido único y exclusiva. ¿Qué tipo de democracia es esa, que no entendemos los occidentales?


Cuando se habla de las libertades y derechos plenos de los ciudadanos no hay lugar para el relativismo.

La pregunta para González Patricio sería: ¿acaso el régimen castrista ha garantizado la soberanía y la justicia social en casi seis décadas de poder?

“Quizás un día si dejara de existir la presión externa y el acoso imperialista, Cuba pudiera revisar eso”, añadió el vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales, minimizando un aspecto esencial como la necesidad del pluripartidismo.

El diputado antillano fue miembro de Latin American Studies Association (LASA) y de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC).

En 2017 una opinión de González circuló en junio cuando abordó el tema del futuro político de la Isla y habló de la llamada “tercera opción”.

“Cualquier opción light de socialismo que sea más empática con el capitalismo nos estará apartando del rumbo de la nación cubana. Se trata de definir si estamos en la línea socialista o con la restauración capitalista que se pretende imponer a Cuba”, dijo en esa ocasión el miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

(Con información de Cubanet)