Diplomática Mara Tekach con activistas cubanos en la Isla /Imagen de archivo

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a Radio Televisión Martí, que el Gobierno de EEUU «mantendrá sus contactos habituales con los activistas de derechos humanos en Cuba», luego de que el régimen reclamara que abandonaran una supuesta injerencia en los asuntos internos de la Isla.

«Hacerlo no solo es aceptable, es imperativo», confesó la fuente haciendo alusión al apoyo de Estados Unidos a la disidencia.


«Condenamos el hostigamiento del régimen cubano a activistas que protestan pacíficamente por el encarcelamiento del defensor de derechos humanos Denis Solís González, miembro del Movimiento San Isidro (MSI)», sostuvo.

«Es una práctica diplomática normal reconocida en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas que los funcionarios consulares se reúnan con una variedad de contactos en la sociedad», dijo sobre el intercambio de los diplomáticos estadounidenses con los opositores cubanos, enfatizando que la diplomacia del régimen en EEUU acostumbra a reunirse «habitualmente con sus contactos».

Según afirmaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), el Gobierno norteamericano «está detrás de la protesta pacífica del Movimiento San Isidro y la manifestación de cerca de 300 personas frente al Ministerio de Cultura (MINCULT)».

Luego de que el MINCULT prometiera a través de un acuerdo cumplir con una serie de puntos demandados por 30 activistas independientes, la semana pasada, el régimen retomó su acostumbrado discurso para difamar a la sociedad civil y calificar a quien piensa diferente en Cuba de «mercenario asalariado».


En relación al panorama, el portavoz indicó «el régimen ha roto esas promesas. Debe explicar no solo por qué niega a los cubanos sus derechos inalienables, sino que ni siquiera les permite lo que él mismo acordó hace una semana».

El Encargado de Negocios de EEUU en La Habana, Timothy Zúñiga-Brown, está siendo acusado por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y por Carlos Fernández de Cossío, director del Buró de EEUU del MINREX, de apoyar al Movimiento San Isidro.

Dada la fuerte presión que se está ejerciendo fuera y dentro de Cuba, el régimen puso en libertad el martes 1 de diciembre a Luis Manuel Otero Alcántara, artista y coordinador del MSI, y al preso político Silverio Portal.

«El mundo no debe permitir que el régimen de Cuba trate los derechos humanos como una negociación de rehenes», indicó Michael Kozak, subsecretario de Estado de EEUU para Asuntos del Hemisferio Occidental, al respecto de las últimas decisiones del Gobierno.

Para Kozak «la liberación de Portal, luego de dos años de prisión y de un arresto calificado de arbitrario por las Naciones Unidas, no distraerá a los manifestantes de lograr su objetivo: el pleno respeto de los derechos humanos universales».