Díaz-Canel asegura que en Cuba no hay represión, y no hay encarcelados por «hablar mal de la revolución»/Imagen de archivo

El designado gobernante Miguel Díaz-Canel tuvo el cinismo de afirmar en una entrevista radial que en la Isla no hay ninguna persona encarcelada por «hablar mal de la revolución».


A través de una entrevista con el intelectual argentino de izquierda, Atilio Borón, el dictador cubano afirmó que todas las personas procesadas por manifestarse el 11 de julio de 2021 en la Isla, en realidad han sido enjuiciadas por cometer delitos y actos vandálicos.

«Les puedo garantizar a los que están oyendo que Cuba es un Estado Socialista de Derecho donde no hay desaparecidos, donde no hay asesinatos, donde no hay represión policial, donde se reconoce el debido proceso y solo se procesó judicialmente a los que cometieron delitos fundamentalmente violentos», aseguró Díaz-Canel.

En Cuba «no se ha procesado a ninguna persona por hablar en contra de la revolución», insistió.

«Los más de mil detenidos y procesados por salir a manifestarse pacíficamente el 11J cometieron «hechos vandálicos» que respondieron a un «guion de guerra convencional y golpe blando», y a una «campaña de inteligencia para provocar el estallido social», añadió.

Para Díaz-Canel «los juicios se han llevado a cabo con pleno respeto a la ley, con todas las garantías y con total limpieza y transparencia», sostuvo.


«Las penas dictadas son competencia de los tribunales y se han hecho con toda la racionalidad», agregó.

El autócrata con total descaro, omitió a los cientos de jóvenes y menores de edad, que sin antecedentes penales, y sin haber cometido ningún acto violento, por el simple hecho de salir a protestar pacíficamente y pedir un cambio político, han sido sentenciados a condenas que a muchos le doblan la edad.

Díaz-Canel dijo que la «sociedad cubana es una sociedad totalmente crítica», y existen varios espacios a nivel de participación popular donde la gente expresa sus planteamientos y todo el mundo no habla a favor de la revolución».

En otra parte de la entrevista, el primer secretario del Partido Comunista (PCC), defendió el papel de la policía política durante el 11J.

A su juicio, los cuerpos policiales actuaron «con toda profesionalidad para enfrentar todo el vandalismo y la violencia».