Una canadiense ganó $ 1.5 millones canadienses (US$ 1,167,225) en la lotería de ese país la semana pasada; pero lo más asombroso y benéfico para Diane Bishop es que ella está enferma de cáncer, y ahora puede permitirse abandonar su trabajo.


La mujer se sacó la Lotería del Atlántico al comprarse un boleto en la tienda de víveres, en la que trabajaba para poder pagar sus gastos médicos.

Ella cuenta: “Fue extraño. Algo me dijo: ‘Compra un boleto’ ese día. No puedo explicarlo. Todos estábamos saltando y gritando”, admite Bishop al describir el momento en que supo fue ganadora.

“Fue como, ‘oh, Dios mío, oh Dios mío, de hecho ganamos esto y nuestros problemas financieros se han ido’”, alegó la canadiense.

Diane Bishop que tiene un cáncer de mama en etapa 4 también recibe doble compensación, el gran regalo divino es que la mujer luego de varios intentos fallidos, está respondiendo al tratamiento.


“Es como si esta enorme bola de peso se hubiera retirado de mis hombros. El estrés se ha ido, la ansiedad de estar enferma. Sé que no puedo vencer a la etapa 4 de cáncer, pero me ha dado la esperanza de que tal vez pueda permanecer viva por un tiempo… y vivir mi vida”, declaró Bishop.

“No se trataba de comprar una casa nueva o irse de viaje con este dinero. Era un asunto de supervivencia. Ahora puedo sobrevivir, y mis hijos también”, dijo la mujer a CBC News.

El noticiero local relata que además de renunciar a su trabajo, la canadiense podrá pagar la hipoteca de su hijo, y viajar a Toronto para recibir un nuevo tratamiento en su lucha contra el cáncer de mama.

“Es la etapa 4, pero no me rendiré. Todavía vamos a luchar. Puedo pagar todas nuestras deudas y hacer cuenta nueva. Puedo invertir el resto en el futuro, y esto hace la vida mucho más fácil”, dijo la incansable guerrera.

(Con información de Mundo Hispánico)