Detectives encubiertos de la policía de Miami Beach trabajaban en una investigación acerca de la venta de drogas en una zona de la ciudad.

Los agentes encontraron una pequeña cantidad de cocaína, parafernalia de marihuana y a una niña de 11 años sentada en una escalera cerca de donde se llevaba a cabo la compra y venta de las drogas.

Los detectives dijeron que el tío de la niña los llevó con la pequeña, quien les dio una bolsita con cocaína y un molinillo para moler marihuana.

Tras el arresto del tío, la niña le dijo a la policía que tenía hambre, y fue llevada a la estación de policía en Washington Avenue donde se le dio de comer hamburguesas de McDonald’s.


La policía dijo que se le notificó la situación al Departamento de Niños y Familias de la Florida (DCF) y luego la madre de la niña se presentó a buscarla en la estación.

Las autoridades informaron que Antwan Lee, de 32 años y con amplios antecedentes penales, condujo a los agentes hasta la esquina de una licorería ubicada en la avenida Collins cerca de la calle 9, donde la niña “metió la mano en un bolsillo de su pantalón y sacó una bolsita de plástico con un polvo blanco”.

Lee fue arrestado y acusado de posesión de cocaína, intento de vender cocaína, posesión de marihuana y darle drogas a un menor de edad. Fue llevado a la cárcel Turner Guilford Knight (TGK) del Condado Miami-Dade, donde se le fijó una fianza de $16,000.

Por otra parte el cómplice de Lee, Artie Lawyer, también fue arrestado y acusado de posesión de cocaína y marihuana con la intención de vender ambas drogas. Lawyer posteriormente salió en libertad tras pagar una fianza de $8,500.

(Con información de el Nuevo Herald)