En las últimas semanas una noticia ha puesto a Cuba en el blanco de mira de muchos investigadores en el mundo. ¿El motivo? La aplicación en personas del medicamento PrEP (Profilaxis Preexposición por sus siglas en inglés), una píldora producida por la farmacéutica Gilead Sciences para prevenir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del SIDA.


La píldora aparece como un asunto de relativa novedad para Cuba, pero lo cierto es que desde que la farmacéutica inició su comercialización en 2012, el tratamiento se ha aplicado en Barbados, Brasil, Canadá y Estados Unidos.

En Cuba se inició una prueba piloto con el PrEP el pasado 3 de abril en la ciudad de Cárdenas Matanzas, donde se le suministra la píldora a un grupo de personas escogidas que no están infectadas pero sí expuestas a contraerlo, según indicaron las autoridades de salud.

Para muchos la idea ha sonado algo contradictoria sobre todo por las personas que fueron elegidas para la prueba, las cuales debían tener una “conducta sexual promiscua” para ser electos. Entonces ¿Qué pasa, por ejemplo con aquellas personas que son parejas de un seropositivo o el personal médico que por razones de trabajo está expuesto al contagio por cualquiera de sus vías y  no solo por la del acto sexual?     

En cambio, para otros simplemente la píldora representa una de las formas más eficaces de frenar la propagación de este peligroso virus y también la esperanza, para aquellas personas alérgicas al látex del condón.


¿Cómo se aplica el PrEP?

La píldora está compuesta por emtricitabina y tenofovir, empleados en tratamientos antiretrovirales ya que logran disminuir considerablemente el virus en la sangre para que no pueda multiplicarse con facilidad durante las etapas del ciclo de vida del VIH.

Cuba por el momento ha elegido un total de 28 personas, las cuales deben tomar la píldora diariamente. Este es uno de los principales retos, pues obligatoriamente se debe administrar por vía oral todos los días, para que la emtricitabina y el tenofovir permanezcan en la sangre lo que evita que el VIH se aloje en el organismo y la persona se contagie.

Pero, en realidad ¿puede considerarse altamente eficaz este medicamento?

Niura Pérez Castro, jefa del programa municipal de prevención de ITS/VIH/SIDA y hepatitis, dijo que “el medicamento es capaz de reducir en más de un 90 % el riesgo de contagio en personas expuestas a infectarse y que tomen el fármaco invariablemente todos los días”.

En la Isla no se dio a conocer si existen reacciones adversas, pero varios expertos a nivel internacional señalan que su uso continuado puede provocar trastornos en el hígado y en los riñones.

Por eso las recomendaciones indican que la aplicación de PrEP debe hacerse no solo a personas que no estén infectadas, sino que se debe valorar también el buen estado de estos órganos en las personas que van a consumir la píldora. Entre los efectos secundarios registrados se señala las náuseas, malestar estomacal o dolores de cabeza y, en casos más extremos, acumulación de ácido láctico en la sangre.

¿Qué similitudes tiene la píldora PerEP con la vacuna TERAVAC-VIH?

En el año 2017 científicos cubanos también comenzaron a aplicar otro medicamento aunque este si era de producción nacional. Desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, lavacuna TERAVAC-VIH logra reducir la carga viral de pacientes con el virus para ofrecerles una mejor calidad de vida a las personas infectadas.

Y aunque en las pruebas en pacientes no se registraron efectos adversos ni de toxicidad, no se deben crear grandes expectativas pues se trata de un proyecto que lleva años estudiándose y que necesita de otras fases de ensayos con un mayor número de personas seropositivas para probar la eficacia a gran escala.

Actualmente existen más de 25 000 personas seropositivas en la Isla, siendo una enfermedad de grandes incidencias sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres, según reflejos de la última Encuesta sobre Indicadores de

Prevención de Infección por el VIH/Sida de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba.  

Por eso, aunque la píldora PrEP ayude a frenar el contagio de SIDA, las autoridades sugieren no suspender el uso del condón, pues es la vía más segura incluso para evitar otras infecciones de transmisión sexual como la sífilis, la gonorrea o el herpes genital.

Hay algo que queda claro sea eficiente o no esta píldora: Si con toda la información que hay sobre la necesidad del uso del condón, las personas muchas veces se descuidan, ¿qué pasará si olvidan tomarse siempre la pastilla?

Mientras los resultados del estudio avanzan, incluso una vez que concluyan, lo mejor seguirá siendo el uso del mejor método de prevención que se ha diseñado hasta el momento: El condón.