Las autoridades han detectado un fraude que afecta al menos 20 familias que llegaron reclamando el cupo para el programa de subsidio gubernamental sección 8. Entonces descubrieron que habían sido víctimas de, al menos, un estafador.


La estafa consistía en que un presunto intermediario ofrecía a las víctimas acceder a subvenciones del estado para pagar la renta de su vivienda (conocido como plan 8) a cambio de una tarifa de 500 dólares.

La estafa se ha ejecutado usando 4 identidades de mujeres hispanas y dos números telefónicos, aparentemente también robados. Las víctimas: mayormente hispanos de bajos ingresos.