La policía desarticuló una banda que se dedicaba a robar celulares a punta de pistola en Hialeah y Kendall.

Christopher Molina, Tyler Baker y Bo Darville fueron identificados como los responsables de los asaltos.


Molina, de 18 años, y Baker y Darville, ambos de 16, fueron arrestados gracias a que las víctimas que reportaron los robos al 911.

Los jóvenes usaban máscaras y pasamontañas para quitarla los celulares y exigir los códigos para desbloquearlos.

La jueza le negó la fianza a los jóvenes por la gravedad de los cargos.